Al margen - Julio 2018

Al margen - Julio 2018

Recientemente, la Secretaría de Educación Pública anunció que las escuelas normales presentan un claro desfase en la instauración del nuevo modelo educativo. Este rezago se debe a que los maestros carecen de una formación inicial en este nuevo proceso de enseñanza-aprendizaje. Esto es especialmente preocupante, ya que los alumnos de estos institutos, es decir, futuros maestros, no tendrán los conocimientos básicos para que, una vez graduados, lleven a cabo el nuevo currículo.

 


 

Gracias a que la organización Mejora tu Escuela transparentó el proceso de reparación de las instituciones escolares afectadas por los sismos de septiembre, podemos hacer un rastreo de cuántas escuelas están pendientes de empezar el proceso de arreglo o, incluso, de reconstrucción. A casi 10 meses de los movimientos telúricos, en 2,916 escuelas que presentaron afectaciones no se han comenzado estas labores. Del total, 1,035 son del Estado de México, 675 de Oaxaca, 480 de la Ciudad de México, 430 de Chiapas, 119 de Tlaxcala, 95 de Morelos, 18 de Michoacán, 13 de Hidalgo, 10 de Veracruz, seis de Puebla y tres de Guerrero. Si tenemos en cuenta que fueron 20,202 las escuelas afectadas, entonces todavía está en fila aproximadamente 14 por ciento.

 


 

De acuerdo con la Cuenta Pública 2017, la Secretaría de Educación Pública gastó durante ese año 1,936 millones de pesos en publicidad. Tomando en cuenta que en el Congreso sólo fueron aprobados 70.6 millones de pesos, la SEP sobrepasó en 2,680% el presupuesto destinado a comunicación social. Sin embargo, esta inclinación hacia la propaganda no sólo se observa en 2017, sino que, si tomamos el periodo que va de 2013 a 2017, se tiene un excedente total de 994 por ciento.

 


 

El pasado 15 de mayo se conmemoró el Día del Maestro y hubo declaraciones divergentes de parte de distintos actores políticos del país. Por un lado, el presidente Enrique Peña Nieto instó al magisterio a respetar la reforma educativa, pues aseguró que es la medida más importante para marcar el sendero que seguirá el país. Más aún, afirmó que ya se están viendo resultados, pues hay una mejoría en la prueba PLANEA en lenguaje y matemáticas. Durante la misma asamblea, el dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre, pidió a los presidenciables no romper la comunicación que se ha construido entre el sindicato y el gobierno. De igual manera, afirmó que uno de los retos más grandes de la reforma educativa es eliminar cualquier interpretación dañina de corte laboral en la Ley del Servicio Profesional Docente. Por otro lado, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación exigió derogar no sólo la reforma educativa sino todos los cambios estructurales y amenazó con declarar un paro indefinido de actividades. Efectivamente, el 4 de junio la Coordinadora anunció paro laboral en Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas, para que los maestros pudieran manifestarse en la Ciudad de México.

 


 

Uno de los desafíos para la próxima administración es que, al final de su mandato, se pueda ofrecer un lugar en las escuelas de educación media superior a todo adolescente que haya concluido la formación básica y quiera seguir con sus estudios. En el país ya se cuenta con 19 entidades que superan 80% de cobertura; sin embargo, estados como Oaxaca, Michoacán y Guerrero aún no llegan ni siquiera a 70% de alcance. En lo que va del sexenio, el promedio aumentó 18.5 puntos. No obstante, el compromiso que se hizo en 2013, de llegar en todas las entidades a 80%, a estas alturas del partido es imposible.

 


 

Los rankings mundiales afectan a las universidades más de lo que se puede percibir a primera vista. A partir de ellos se ha establecido una competencia entre distintos países por tener las escuelas de mejor nivel. Desde Francia hasta China, pasando por Singapur y Corea del Sur, encontramos iniciativas para generar instituciones de educación superior de excelencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los parámetros de los organismos evaluadores no son universales y que si los gobiernos se basan en éstos para definir la “calidad” de la educación, entonces las facultades tienen que dirigir sus esfuerzos por mejorar en los calificadores y, de paso, descuidar otros rubros. Si hacemos una revisión de los tres rankings más importantes —el QS World University Rankings, el World University Rankings de Times Higher Education y el Academic Ranking of World Universities de Shanghai— podemos ver que todos le dan más prioridad a la investigación que a la enseñanza. Por eso no es sorprendente que universidades como la London School of Economics o la University of Liverpool hayan obtenido bronce en el Teaching Excellence Framework de Inglaterra en 2017. Es cierto que la innovación en la investigación genera crecimiento económico, pero las instituciones de educación superior no sólo forman investigadores, sino también ciudadanos en general, por lo que no hay que descuidar la enseñanza.

 


 

En Europa, particularmente en Alemania, se está haciendo énfasis en un sistema alternativo a los estudios universitarios: el de los aprendices. Una de las compañías que ha adoptado este modelo es Mercedes Benz, ya que emplea a 6,000 aprendices en 31 programas de instrucción, 20 dedicados a la fabricación de automóviles y 11 enfocados en temas administrativos. Estos planes se basan en una formación dual, donde los alumnos pasan la mitad del día haciendo prácticas en las plantas de la automotriz alemana y la otra mitad van a escuelas financiadas por el gobierno, en aras de aprender la teoría que está detrás de los ejercicios que realizan. De hecho, a los aprendices se les trata como trabajadores, pues cobran un sueldo de 1,000 euros (unos 24,000 pesos mexicanos) mensuales. Estos programas duran de dos a tres años y medio y, si se finalizan de manera satisfactoria, a los graduados se les ofrece un contrato en la compañía. De acuerdo con Thomas Fuhry, responsable de Formación Vocacional en Sindelfingen, una vez terminado el currículo, la tasa de rechazo de estos empleos es cero. De aquí que este tipo de programas sea una gran estrategia para combatir el desempleo juvenil.

 


 

Una investigación realizada en el Centro de Estudios de la Educación Argentina de la Universidad de Belgrano concluyó que sólo tres de cada 10 universitarios logran graduarse en el tiempo previsto. La estadística es peor en los institutos públicos, donde esta cifra disminuye a dos por cada 10. Se piensa que la razón de estas cifras tiene que ver con el sistema de ingreso a los colegios de educación superior. En Argentina, las instituciones tienen autonomía en cuanto a los mecanismos de admisión de los estudiantes, por lo que hay casos en que los solicitantes no tienen que hacer examen ni se les pide un rendimiento académico mínimo en sus estudios de preparatoria. De aquí que la falta de rigidez en la inscripción de las universidades devenga en altos índices de reprobación y deserción.

 


 

Turquía planea triplicar en sus universidades el número de estudiantes extranjeros. El presidente Recep Tayyip Erdoğan dijo que quiere tener 350,000 alumnos foráneos para 2022, en contraste de los 115,000 que hay en el presente. Para ello, ofrecerá seguro médico, además de que propiciará que los pupilos más sobresalientes se queden en Turquía. El mandatario agregó: “No importa de dónde vengan; nos gustaría continuar nuestras relaciones con ellos en el futuro”. Cabe destacar que, después del intento de golpe de Estado, en julio en 2016, casi 6,000 académicos fueron despedidos, pues se les adjudicó tener presuntos nexos con el movimiento Gülen. De esta manera se explica que el país se encuentre ávido de docentes e investigadores que no puedan ser relacionados con alguna facción con intereses políticos.

 


 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado