Al margen

Al margen

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través del secretario de desarrollo institucional, Alberto Oyama, firmó un convenio con Rubén Olivares, presidente municipal en San Pedro y San Pablo Ayutla (Oaxaca), para establecer el Centro de Educación Continua, Abierta y a Distancia Ayuujk (CECAD-Ayuujk) en esa región. El coordinador de la Universidad Abierta y a Distancia de la máxima casa de estudios afirmó que las clases comenzarán en febrero de 2020 y que serán a nivel medio¬ superior y superior. Se prevé que la apertura del CECAD-Ayuujk abone al desarrollo del territorio y lleve educación a las comunidades indígenas.

 


 

El pasado 29 de mayo, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció la creación del Instituto de Estudios Superiores de la Ciudad de México Rosario Castellanos. Éste será gratuito, no será necesario un examen admisión para ingresar y sus títulos estarán avalados por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y por el instituto Politécnico Nacional (IPN). Sus planteles se encontrarán en las alcaldías Coyoacán, Gustavo A. Madero y Azcapotzalco; contará con modalidades presencial, semipresencial y a distancia, y se prevé que este año tenga 4,000 estudiantes, los cuales, para 2024, serán 14,000.

 


 

Luciano Concheiro, subsecretario de educación superior, dijo que para cumplir la promesa que hizo el gobierno federal de aumentar la cobertura de la educación superior a más de 50%, se deberán tener 5.5 millones de lugares para estudiantes universitarios. De esa manera, para 2024, unos 3.7 millones de los alumnos de educación superior estarán inscritos en una escuela pública, mientras que los restantes 2.8 lo harán en la iniciativa privada. Para cumplir lo anterior se prevé un aumento de 600,000 estudiantes por periodo, lo cual implica la construcción de más de 100 instituciones de educación superior en las zonas rezagadas y la rehabilitación de muchas otras que han dejado de operar debido a falta de mantenimiento.

 


 

Ahora que ya se aprobó la reforma educativa, se cuenta con un plazo de 120 días para aprobar sus leyes secundarias. Por lo anterior, la presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, Adela Piña, afirmó que se realizará un periodo extraordinario de sesiones durante las primeras dos semanas de agosto para la aprobación de las cinco leyes secundarias: la Ley de Sistema de Carrera de las y los Maestros, la Ley General de Educación, la Ley del Organismo para la Mejora Continua de la Educación, la Ley de Educación Superior y la Ley de Ciencia y Tecnología. De igual manera, se realizarán cambios a las leyes sobre cultura, deporte e infraestructura educativa.

 


 

De acuerdo con el Estudio diagnóstico del derecho a la educación 2018, realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el atraso que presenta la zona sur del país en materia educativa se ha agravado. Por ejemplo, Chiapas, Michoacán, Oaxaca, Veracruz y Guerrero tienen los mayores índices de rezago educativo, con 29, 27.4, 27.3, 25.7 y 25.2%, respectivamente, de personas mayores a 15 años. De igual manera, el contraste entre los índices de analfabetismo es notorio, pues la Ciudad de México tiene la menor proporción de gente que no sabe leer, con 1.5% de su población, mientras que Chiapas, con 15%, tiene el mayor índice de personas analfabetas. Estas diferencias se explican debido a la falta de infraestructura de las escuelas en los estados sureños. El 95% de los alumnos de educación básica en Aguascalientes, la Ciudad de México y Tlaxcala van a escuelas que tienen los servicios básicos; sin embargo, sólo 45% de los estudiantes de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Tabasco tienen esa fortuna. De tal suerte que no basta con armar nuevos planes de estudio para beneficiar a los estudiantes de estas regiones. También es necesario prestar atención a las condiciones materiales de las escuelas.

 


 

Según IDP Connect, una compañía dedicada al marketing estudiantil, los tuits de Donald Trump desalientan la llegada de alumnos internacionales a Estados Unidos. En diciembre de 2015, el país norteamericano era el mayor receptor de estudiantes provenientes de India, con un alcance de 25% a nivel mundial; sin embargo, desde la llegada de Trump a la presidencia la cifra ha ido en picada, alcanzando actualmente menos de 15%. El director asociado de World Education Services (WES), Paul Schulmann, aseveró que esa baja se debe a que los mensajes que el presidente estadounidense publica en Twitter tienen un impacto geopolítico que afecta la movilidad estudiantil internacional. Una de las grandes preocupaciones de los estudiantes indios es la violencia. Si a eso se suma la crítica que hace Trump, desde Twitter, en el sentido de que las escuelas no deberían ser libres de armas, se explica la baja en la tasa de estudiantes internacionales —al menos indios— en Estados Unidos.

 


 

 

En 2014 ISIS comenzó a ganar control en Iraq. Esto devino en la clausura de siete universidades, que dejaron a decenas de miles de estudiantes sin escuela. No obstante, la Universidad de Kirkuk dio asilo a 50,000 de estos estudiantes. Esta institución es de reciente creación, pues se inauguró en 2003, y antes de recibir a estos alumnos refugiados tenía una matrícula de 26,000 inscritos. La universidad les brindó las facilidades de todas sus instalaciones e, incluso, alumnos ofrecieron alojamiento gratuitamente a los refugiados en sus casas. Safwat Al-Bazzaz, director del departamento de inglés de la institución, aseguró que estas medidas fueron de vital importancia, puesto que los jóvenes son la parte básica de la sociedad y, al aceptar a estos estudiantes, en lugar de que se formen 30,000 terroristas, se graduarán 50,000 profesionistas.

 


 

 

Grupos de estudiantes judíos han afirmado que han tenido que pagar sumas hasta por 2,000 libras para afianzar su seguridad durante los eventos públicos. Chris Skidmore, ministro del departamento de universidades, ciencia e investigación, exhortó a las universidades a adoptar la definición de “antisemitismo” que acuñó la International Holocaust Remembrance Alliance. También hizo un llamado a la tolerancia y a la multiculturalidad, aseverando que “es inaceptable obligar a ciertos grupos de estudiantes a hacer gastos extras por su raza o su religión con el objetivo de contrarrestar las acciones de otros”. Skidmore terminó sus declaraciones destacando que las universidades deben ser agentes de cambio y propiciar el mejoramiento y el liderazgo moral, por lo que es inaceptable que se den este tipo de prácticas.

 


 

 

El boletín de productividad del gobierno australiano reportó que el gasto en investigación va en picada. Según éste, actualmente el gasto es 13% menor que en 2012 y sólo 4% mayor que en 2006. Catriona Jackson, directora ejecutiva de Universities Australia, aseveró que es de vital importancia que la iniciativa privada vea a las universidades como un apoyo para la maximización de sus ganancias. También afirmó que durante 2018 las colaboraciones entre negocios y universidades tuvieron, en promedio, ganancias de 450% de sus inversiones. En total, los 16,000 negocios que colaboraron con universidades ganaron en conjunto 10.6 mil millones de dólares australianos (aproximadamente 144,000 millones de pesos). Así, una manera de incentivar la investigación es a través de la creación de estas relaciones entre universidades y negocios.

 


 

 

El pago que reciben los estudiantes de doctorado en Francia por dar clases es menor al salario mínimo de la región. Si a eso se suma que pueden pasar seis meses sin que reciban su paga, entonces nos encontramos ante condiciones laborales francamente preocupantes. Estos hechos fueron denunciados por la Confederación de Jóvenes Investigadores (CJC, por sus siglas en francés), una organización sin fines de lucro que representa a los candidatos a doctores y a los investigadores jóvenes en Francia. Su presidente, Quentin Rodriguez, explicó que la situación es similar a la de los conductores de Uber, pues los estudiantes “son considerados externos, trabajadores con paga que laboran en las universidades, pero que no están empleados por ellas”. Sobre lo anterior, la ministra de educación superior, Frédérique Vidal, dijo que la situación se está discutiendo y que se está esbozando una nueva ley sobre la investigación que impida este entorno laboral.

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado