Al margen - Marzo 2019

Al margen - Marzo 2019

 

Si ha habido un nombramiento desafortunado dentro del gobierno federal, éste ha sido, sin duda, el de María Elena Álvarez-Buylla al frente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT). No por los disparatados nombramientos que intentó realizar: un estudiante de tercer semestre como subdirector de información estratégica o una diseñadora de modas al frente de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad. Tampoco por haber incorporado a su equipo de trabajo a su ex marido, para ocuparse de los Programas Nacionales Estratégicos, o a su ex cuñado, como coordinador regional del CONACyT en el sureste. Lo que alarma es su visión de la ciencia —“hay que hacer ciencia mexicana”— y su fijación en Cuba como modelo de desarrollo. Hizo bien el periodista Andrés Oppenheimer en recordarle que Cuba logra nueve patentes internacionales al año, mientras que Estados Unidos, Alemania, Japón y Corea del Sur obtienen decenas de miles. Pero hizo aún mejor Change.org al solicitar al presidente de la República la destitución de esta mujer que, “por su intolerancia, mala gestión y favoritismo”, amenaza con desmantelar a la comunidad científica del país y dar al traste con los logros de México en ciencia y tecnología.

 


 

México aún está lejos de conseguir equidad educativa. Factores como la condición económica, étnica y regional siguen determinando la calidad y el nivel formativos. Según el INEGI, 16% de las personas pertenecientes a la décima parte más pobre de la sociedad mexicana son analfabetas; más aún, el 30% no tiene educación obligatoria. Contrariamente, en el decil con más poder adquisitivo, sólo 1% tiene analfabetismo y únicamente cuatro de cada 100 carecen de la educación básica. Si tomamos en cuenta la etnicidad, 82% de los indígenas mayores de 60 años no tiene la educación básica, mientras que para los no indígenas esta cifra disminuye a 14%. Regionalmente, mientras Aguascalientes, Nuevo León y Jalisco obtuvieron más de 435 puntos en PISA, estados del sur, como Guerrero, Chiapas y Tabasco, no alcanzaron ni siquiera los 400. De todo lo anterior se muestra el gran reto que tiene el actual gobierno para expandir la cobertura educativa y ofrecer una formación de calidad a todos los mexicanos.

 


 

Gabriela Ramos, directora de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), afirmó que el secretario de educación, Esteban Moctezuma, solicitó el apoyo de la organización para la reestructuración del sistema educativo. También aseguró que la comunicación ha sido muy buena y que ha habido mucha claridad en torno de los obstáculos que enfrenta el sistema educativo mexicano. De igual manera, insistió en que no es posible eliminar todo lo relacionado con la administración anterior, pues empezar de cero es inviable. En ese sentido, explicó que deben preservarse las buenas medidas que se han implementado durante la construcción del sistema educativo. Para ella, uno de los grandes obstáculos es que las habilidades de las personas no se adecuan con los requerimientos del sector privado. Así, precisó que es necesario que la iniciativa privada participe en la educación, además de que es importante que los adultos se preparen continuamente para hacer frente a los nuevos retos laborales.

 


 

El pasado 6 de enero el gobierno de la Ciudad de México anunció sus propuestas para la reforma del modelo educativo. En cuanto a la enseñanza universitaria, la doctora Rosaura Ruiz, secretaria de educación de la capital, anunció la creación de los dos planteles del Instituto de Educación Superior Rosario Castellanos, los cuales se encontrarán en las delegaciones Gustavo A. Madero y Coyoacán y albergarán a 1,000 alumnos cada uno. Asimismo, confirmó que se construirán 10 universidades del programa Benito Juárez. En lo que respecta al nivel medio superior, anunció la inauguración de dos sedes nuevas del Instituto de Educación Media Superior este año y otras tres el próximo. También recalcó la importancia de que haya capacitación docente continua y que se fortalezca la enseñanza de las matemáticas y del español. Por último, Claudia Sheinbaum aseguró que a principios del ciclo escolar 2019-2020, todas las escuelas dañadas por el sismo de septiembre de 2017 estarán completamente habilitadas.

 


 

Aunque en una primera instancia parezca que los cursos masivos en línea (MOOC por sus siglas: massive open online course) han tenido mucho éxito, un estudio hecho por el MIT asegura lo contrario. Justin Reich, profesor en estudios de medios comparativos, y José Ruipérez Valiente, estudiante posdoctoral, hicieron una investigación sobre los cursos que ofrecen tanto el MIT como Harvard en la plataforma edX. Llegaron a la conclusión de que más de la mitad de los alumnos que se registraron jamás tomaron una clase, mientras que sólo 38% le dio seguimiento durante el primer año. Más aún, únicamente 7% prosiguió al segundo año. El doctor Reich afirmó que la falta de popularidad de este recurso pedagógico se debe a que no se entrega un título a su término: “La credencial es por lo que las personas sí están dispuestas a pagar”. De allí que sea muy difícil competir contra maestrías y licenciaturas en línea.

 


 

Un cuestionario realizado por la Asociación de Universidades Europeas (EUA, por sus siglas en inglés) en más de 311 instituciones concluyó que 34% de los estudiantes de doctorado no alcanzan a terminar su tesis en un lapso de seis años. La agrupación afirma que estos estudios deben llevarse a cabo en un periodo de tres o cuatro años. Sin embargo, sólo 51% de los alumnos lo logran. Más aún, el lapso promedio es de cinco años. La investigación también resaltó que únicamente 12% de las universidades requieren que los supervisores de doctorado estén capacitados para realizar su trabajo. Siguiendo esa línea, sólo 33% de las instituciones dictan un número máximo de alumnos por asesor, lo que da como resultado que un único tutor esté a cargo de múltiples estudiantes. Así, resulta urgente que crezca el número de supervisores y que éstos tengan la capacitación adecuada con el objetivo de reducir el tiempo promedio que le lleva a un estudiante doctoral acabar su trabajo de investigación.

 


 

El número de alumnos internacionales en Francia bajo 8.5% entre 2011 y 2016. En respuesta a lo anterior, el gobierno tomará dos medidas para “duplicar” la cantidad de estudiantes foráneos. Primero, creará cursos que se impartan completamente en inglés. En segundo lugar, aunque parezca inverosímil, subirá el costo de la colegiatura para los alumnos que no son parte de la Unión Europea, de 170 a 2,700 euros para licenciatura y de 243 a 3,770 euros para maestría. ¿Por qué aumentar la colegiatura atraería a más estudiantes? Derrik Karst, director de la EduFair China, afirmó que el aumento en los costos podría cambiar algunas concepciones erróneas que se tienen de la educación francesa pues “en conversaciones con estudiantes chinos, muchos alumnos creen que una colegiatura de unos cuantos cientos [euros al año] es demasiado bueno para ser verdad”. Así, posibles estudiantes de países como China piensan que una baja colegiatura es signo de una mala educación.

 


 

El pasado 11 de enero, en Australia se publicó el 2018 Graduate Outcomes Survey. National Report. La encuesta se realizó entre más de 120,000 estudiantes australianos graduados de 102 universidades y colegios. Aunque podría pensarse que la educación superior es un igualador social, el estudio destaca que el estrato social, sin importar los estudios, es el factor de mayor peso para conseguir trabajo. El 74.9% de los alumnos graduados que provienen de una clase socioeconómica alta consiguieron un trabajo de tiempo completo en menos de cuatro meses, mientras que sólo 72.7% de los estudiantes de clase media tuvieron el mismo éxito laboral. Peor aún, 69.8% de la cuarta parte de la población menos privilegiada pudo conseguir un trabajo en el mismo lapso. De igual manera, aquellos que cursaron una maestría o un doctorado y que provienen de una familia de altos recursos tienen 5% más probabilidades de ingresar al mercado laboral que sus compañeros de hogares con escasos ingresos.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado