Al Margen - Noticias del mundo educativo (Oct-2017)

Al Margen - Noticias del mundo educativo (Oct-2017)

De los 36,408 aspirantes que presentaron el Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) en 2016 unos 28,598 no consiguieron una plaza y obtuvieron, en promedio, 5.8 de calificación. Hay quienes arguyen que este mal resultado se debe a la pobre preparación que brindan las instituciones que no están adscritas al Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica (Comaem) o a los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES). Contrariamente a esto, de los estudiantes provenientes de programas acreditados por el Comaem sólo 22.8% fueron seleccionados, mientras que 20.5% de los que provenían de planes no reconocidos también tuvieron una resolución favorable. En el caso de los CIEES, de los programas bien vistos, 25.73% de los alumnos fueron seleccionados, y de los no reconocidos hubo 21.84% de plazas obtenidas. En ese sentido, parece no haber una diferencia notable entre los alumnos que vienen de un programa acreditado y los que no.


El pasado 4 de septiembre 12 millones de estudiantes y 880,000 profesores volvieron a la escuela en Francia. Macron ha instaurado tres políticas nuevas para este regreso a clases. En zonas de prioridad educativa, donde se presentan desigualdades formativas y sociales, ahora habrá, como máximo, 12 alumnos por clase en el primer año de primaria. De igual manera, a las autoridades locales se les ha dado la oportunidad de optar por una semana de cuatro días hábiles, en lugar de cuatro y medio. El 31.8% de las instituciones ha adoptado esta medida. Por último, desde noviembre los estudiantes podrán permanecer en la escuela durante las tardes para recibir ayuda en sus tareas. Esta política está pensada para aquellos pupilos que no reciben ayuda en el hogar.


En Buenos Aires, en respuesta a la reforma educativa, distintos grupos de alumnos mantienen tomadas más de 30 escuelas secundarias (al 21 de septiembre de 2017). La nueva política establece que el quinto año se curse en negocios y empresas, en aras de familiarizar al alumno con la práctica profesional. De igual manera, se cambiará la escala de la calificación que va del 0 al 10 por un sistema de créditos. Mientras el gobierno considera que esta medida complementará los estudios con experiencia laboral, los estudiantes piensan que es una estrategia para volverlos “mano de obra barata” y el primer paso hacia una reforma laboral neoliberal.


De acuerdo con los rankings mundiales de 2018 de Times Higher Education, dos instituciones estadounidenses que se especializan en ciencia y tecnología ahora también son los dos primeros puestos en artes y humanidades. Stanford University ocupa el primer puesto en este rubro, mientras que el Massachusetts Institute of Techonology (MIT) está en el segundo. Richard Saller, director de la Standford’s School of Humanities and Sciences, considera las artes y las humanidades como esenciales para el desarrollo de la creatividad y para la búsqueda de la innovación. De igual manera, Melissa Nobles, directora de la School of Humanities, Arts and Social Sciences del MIT, asegura que “la naturaleza multidisciplinaria del instituto es invaluable”.


De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México ha habido un incremento de estudiantes e investigadores en ciencia e ingeniería. En 2016 una de cada cuatro personas entre 25 y 64 años de edad tiene un título en ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas. Esta cantidad es igual al promedio de todas las naciones de la OCDE. No obstante, en 2015 el porcentaje de alumnos que ingresaron a la educación en uno de estos rubros fue de 32%: cinco puntos arriba del promedio (27%), por lo que se espera que en un futuro cercano se tenga una proporción mayor en estos rubros.


Un estudio que realizó el Institute for the Future y Dell Technologies asegura que 85% de los trabajos en 2030 aún no han sido inventados. Hoy en día hay puestos que hace una década eran impensables, como los community managers, que se encargan de gestionar las redes sociales de empresas, negocios o personas famosas. La creación de nuevas tecnologías genera la exigencia por estos trabajos. Sin embargo, los mismos avances tecnológicos pueden ayudar a los niños a anticiparse a las habilidades necesarias del futuro. Hay comunidades para jóvenes (de 6 a 16 años), como DIY.org, donde se enseñan habilidades que van más allá de lo que se les enseña en la escuela. Aquí los niños pueden aprender a hacer animación, crear máquinas funcionales y hacer apps, entre otras cosas.


Según el reporte Education at Glance 2017 de la OCDE sólo 22% de los mexicanos que tienen de 25 a 34 años de edad son graduados de educación superior. Peor aún si el intervalo de edad se extiende: únicamente 17% de la población en México que va de 25 a 64 años tiene estudios terciarios. Este último porcentaje está 20 puntos por abajo del promedio de la OCDE (37%), aunque se encuentra por arriba de países como Brasil (15%), China (10%), India (11%), Indonesia (10%) y Sudáfrica (12%).


Según la OCDE, algunos países de Europa se están quedando atrás en la inversión en educación superior. Naciones como España, Italia, Eslovenia y Portugal están gastando menos que el promedio de los países de la OCDE. Incluso países como Alemania y Finlandia están teniendo dificultades para igualar la inversión que hacen Estados Unidos o el Reino Unido. Andreas Schleicher, director en educación de la organización, asegura que hay dos estrategias que pueden adoptar estos países: 1) subir los impuestos (ruta que han seguido Suecia y Noruega) o 2) aumentar las colegiaturas (sendero que recorrió Reino Unido). No obstante, según datos de PISA, “esencialmente no hay una relación entre gasto por estudiante y desempeño una vez que se sobrepasa un límite en inversión”, aunque “si sacas dinero de un sistema, seguramente habrá deterioro”. No es el dinero que se gasta, sino cómo se invierte.


El Worldwide Educating for the Future Index, producido por el The Economist Intelligence Unit, evalúa los sistemas educativos de 35 países. A diferencia de la prueba PISA, esta evaluación se centra en el desarrollo que los alumnos tienen en “habilidades interpersonales, de resolución de problemas y de pensamiento crítico, así como de navegación en un mundo cada vez más digital y automatizado”. El reporte cubre los niveles educativos a los que asisten personas de 15 a 24 años de edad. En general, las naciones mejores calificadas son: Nueva Zelanda, Canadá, Finlandia, Suiza y Singapur. El Reino Unido queda en el sexto puesto, mientras que Estados Unidos está hasta el decimosegundo.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado