¿Cuáles son las estrategias clave para enseñar...?

¿Cuáles son las estrategias clave para enseñar...?

 

Enfermería

Paula Medrano Merino

Directora de la Escuela de Enfermería del Hospital Español

 

Mi formación como profesional de enfermería, egresada de la Universidad Panamericana y con experiencia laboral en una gran institución como es el Hospital Español, en el área clínica, administrativa y docente, me han brindado elementos importantes para desempeñarme como directora, al lado de un equipo de trabajo —primera estrategia para la enseñanza— en el que juntos velamos por la formación de nuestros alumnos de la Escuela de Enfermería.

Enfermería es una profesión enfocada al cuidado del ser humano, sano o enfermo, que contempla siempre sus aspectos bio-psico-sociales. Por esto la formación de los futuros profesionales es de suma importancia y requiere mucho trabajo, dedicación y cariño. Una de nuestras fortalezas es ser un hospital-escuela, lo que nos da la pauta para decidir estrategias diferentes de enseñanza, que desarrollen en el alumno las competencias que exige la profesión. Algunas estrategias son: 1) programación de talleres impartidos por proveedores del hospital, para incrementar en el alumno su destreza, su habilidad y su seguridad en la realización de los procedimientos; 2) los alumnos asisten a los diferentes servicios clínicos del hospital antes de la rotación de práctica, para tener contacto con escenarios reales con el objeto de que posteriormente puedan realizar intervenciones con sus pacientes; 3) los estudiantes acuden a las cirugías o a la revisión de los pacientes de sus profesores, médicos o enfermeras que trabajan en la institución, para reforzar el conocimiento; 4) se brindan espacios para la reflexión después de cada práctica donde los alumnos revisan y evalúan su desempeño para obtener propuestas de mejora.

 

 

Ciencias

Laura Díaz de Fregoso

Profesora de química en bachillerato y coordinadora de ciencias en el Instituto Asunción de México

 

El aprendizaje de la ciencia inicia desde el nacimiento. Al principio es muy sensorial y poco a poco se vuelve reflexivo, pero siempre a través de la manipulación y el hacer. Se basa en experiencias y en observaciones del mundo que nos rodea. Los niños son, por naturaleza, curiosos e imaginativos.

La ciencia involucra el indagar y el proponer explicaciones. Esto requiere creatividad, curiosidad, flexibilidad y sensibilidad. Por eso los docentes tienen un papel muy importante para promover, impulsar actitudes y desarrollar habilidades científicas.

Entre las estrategias a seguir se encuentran las siguientes: dejar que el alumno sea el protagonista de su experiencia científica, que tenga libertad de exploración, manipulación y experimentación con el espacio y el tiempo suficiente para ello. El trabajo del docente en esta etapa consiste en guiarlo, siguiendo objetivos específicos y escuchando sus preguntas.

El alumno debe plantear preguntas, buscar información, mientras que el docente debe motivarlo a discernir entre múltiples y diversas fuentes. Una forma de desarrollar su imaginación es a través la interpretación y la explicación de sus hallazgos, al tiempo que le plantea nuevas preguntas.

Es importante que en esta etapa el alumno desarrolle agilidad de pensamiento y adaptabilidad, para argumentar e intercambiar ideas, trabajar en equipo e incrementar su capacidad para resolver problemas y responder a las preguntas planteadas, así como aprender de sus errores.

Existe tal cantidad de conocimiento y saberes en esta época, que el trabajar en equipos de forma colaborativa nos lleva a visualizar puntos ocultos a nuestro saber y que construyen saberes colectivos.

Asimismo, un punto importante también es desarrollar a la par alguna habilidad artística, pues la línea que separa a la ciencia del arte es muy delgada. Varias veces escuché decir a Harold Kroto, Premio Nobel de Química (1996), que el haber desarrollado habilidades artísticas y de dibujo le permitió imaginarse y descubrir la molécula del fulereno.

En este mundo hay multiplicidad de relaciones vinculadas por descubrir y es ahí donde los docentes juegan un papel fundamental en la enseñanza de las ciencias.

 

 

Pedagogía

Alicia Rivera Morales

Profesora-investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Ajusco

 

El formador de futuros docentes tiene una gran responsabilidad social y ética. Por eso debe estar actualizado en el uso de la tecnología y en contenidos disciplinares y contar con habilidades didácticas y de acompañamiento para formar docentes innovadores que contribuyan a transformar la práctica educativa. Las estrategias clave para conseguir ese propósito son: 1) Construir condiciones de aplicación más reales (ejercicios de simulación, estudios de caso, talleres, trabajos de campo); los casos permiten el abordaje directo de los problemas relacionados con la práctica cotidiana; la simulación se utiliza para observar el propio ambiente y a sí mismos. 2) Diseñar experiencias de aprendizaje que promuevan el desarrollo de las dimensiones cognitivas y emocionales desde la multiplicidad del ser, así como la reflexión sobre el ser docente desde él mismo. 3) Planear la enseñanza de manera holística, en la que se recuperen saberes de los pueblos originarios. 4) Conformar comunidades de práctica para el desarrollo de significados que generen identidad de los participantes, en ambientes cooperativos y de colaboración. 5) Alternar momentos de confrontación entre situaciones reales y con la teoría. 6) Propiciar que los participantes jueguen un papel activo que les permita descubrir y construir conocimiento por sí mismos.

Las cualidades de una formación para la docencia implican una preparación compleja y realista basada en las demandas actuales que requieren individuos con un pensamiento flexible, creativo, imaginativo y abierto al cambio.

 

 

Historia

María Ofelia Béjar López Peniche

Profesora en la licenciatura en historia de la Universidad Iberoamericana

 

He dedicado gran parte de mi vida profesional a la enseñanza de la historia y ante la pregunta que se plantea considero clave lo siguiente: a) Terminar con la creencia y la resistencia que tienen los estudiantes: “¿para qué estudiar lo que ya pasó?” y hacerles valorar que este conocimiento les dará elementos para transformar y mejorar su propio contexto. b) Utilizar la historia como elemento de comprensión, análisis y proposición; es decir, mediante su estudio podemos hacer un viaje continuo del pasado al presente y del presente al pasado para comprender y analizar por qué hoy ocurren las cosas de determinada manera y así contar con elementos para proponer y lograr un mejor desempeño personal y profesional. Para esto es fundamental el ejercicio de revisar simultáneamente la historia, las noticias y los hechos actuales y hacer reflexión continua y relacionada de los mismos. c) Romper con la idea de que la historia se reduce a nombres, fechas, lugares y hechos que ya sucedieron. La historia es proceso y reflejo del comportamiento humano y su estudio ha de llevar a que los estudiantes se comprendan y asuman como actores y constructores de la misma y del contexto en el que vivimos.

Al final, todos, profesores y estudiantes, somos y seremos responsables de escribir los capítulos siguientes de esta historia de la que somos parte.

 

 

Escritura académica

Xicoténcatl Martínez Ruiz

Editor en jefe de la revista Innovación Educativa y fundador del Premio de Ensayo y de los talleres de escritura académica para estudiantes del Instituto Politécnico Nacional

 

La escritura es conocimiento y libertad. También es un deseo por capturar en palabras un entendimiento temporal de la realidad. ¿Cómo puede enseñarse el anhelo de libertad o el deseo por entender la realidad? ¿Acaso existen estrategias para ello? Ciertamente es difícil decirlo. En el caso de la escritura académica se puede pensar cómo alguien cultiva su proceso de escritura y expresa su entendimiento de la realidad. En vez de estrategias para enseñar, pienso cómo se despierta el anhelo por escribir, por hacer de la escritura una continua búsqueda de la libertad, por aprender a escribir con ética e integridad en un entorno digitalizado que cambió —no en todos los casos para bien— el carácter autodidáctico de la escritura. Mencioné el anhelo de libertad, el deseo de un ser humano por entender la realidad y, ahora, la ética y la integridad para escribir. Algo está a nuestro alcance: despertar en un estudiante la disciplina por la escritura académica. Despertar también significa ejemplificar y el ejemplo es una forma de guía. Entonces, se despierta con el ejemplo y se ofrece una guía perfectible de tres posibles experiencias en la escritura: libertad, entendimiento y práctica ética. Un estudiante tiene que confiar en sus ideas, en la novedad que conllevan, en su talento; sin embargo, esa confianza no desciende de los cielos y a veces la adormece el mismo sistema educativo. Por ello, no tengo duda de que esas tres experiencias pueden ayudar a un joven en el aprendizaje de la escritura académica.

 

 

Contabilidad

Francisco Calleja

Contador público y profesor de materias contables en diversas instituciones de educación superior por más de 46 años

 

La contabilidad es práctica; existe porque es útil. Quienes toman decisiones en las empresas se deben basar en ella. Enseñar contabilidad implica algunas estrategias sencillas, pero muy importantes para lograr lo anterior:

  • Fragmentación. Para un neófito hay conceptos contables complejos; el balance es uno de ellos. Una persona que aprendía contabilidad conmigo llamó mi atención sobre la dificultad que representaba para ella aprender al mismo tiempo conceptos como activo, pasivo y capital. Expliquemos primero el activo, y cuando los alumnos lo dominen, continuemos.
  • Explicaciones teóricas cortas. Complemento de lo anterior es procurar que las explicaciones teóricas sean breves, y sólo sobre uno o dos conceptos. Esto aumenta su efectividad.
  • El alumno debe practicar. Una exposición teórica sobre el manejo de la bicicleta sería inútil si el alumno no sube a la bicicleta. Lo mismo sucede con la contabilidad. El estudiante debe hacer balances y registrar operaciones para avanzar de los simples conocimientos a la comprensión y a la aplicación.
  • Utilizar pequeños casos. Plantear casos en los que la contabilidad sirva para tomar decisiones, sea contador o no el profesionista, es la verdadera finalidad de aprender esta materia: analizar y evaluar situaciones contables.

Finalmente, hay que tener en cuenta que el alumno actual de las áreas de negocios difiere del que estudiaba hace años. Ahora hay más de una manera de enseñar. Es indispensable buscar y ensayar nuevos caminos de manera constante y utilizar como libro de texto alguno escrito por un autor mexicano. Hay varios, y muy buenos.

 

 

Idiomas

Georgette del Pilar Pavía González

Profesora de idiomas y coordinadora de la especialidad en gestión de instituciones educativas del Instituto Politécnico Nacional

 

Cuando se es profesor de una lengua, en muchas ocasiones uno se pregunta si la adquisición está basada en una capacidad intelectual o en una aptitud verbal. Muchas veces se emiten juicios de valor por los mismos estudiantes, quienes aseguran que “no tienen buen oído”, “que no tienen facilidad para los idiomas”, “que no entienden la lógica” o, simplemente, que les es “fastidioso o aburrido” porque “hasta gestos se tienen que hacer”. También me han dicho que es un tema de la edad. Al final de todos estos elementos, durante mi vida docente también me hice estas preguntas y hasta llegué a utilizar mi aula como un laboratorio para entender un poco más acerca de este proceso.

Algunos elementos que puedo recordar eran significativos:

  • Los estudiantes aprendían mejor cuando se involucraban en temas culturales, como canciones, versos, periódicos, boletos de transporte, etcétera.
  • Cuando se estudiaban por placer los idiomas tenían una menor deserción que cuando se estudiaban por una obligación. (También fui profesora de italiano y de francés.)

La barrera actitudinal siempre provocaba situaciones negativas en el desarrollo del proceso de aprendizaje. Y me atreveré a mencionar que las variables socioafectivas son los elementos eje en el proceso de adquisición de una nueva lengua. La práctica como docente me permite afirmar que los alumnos con actitud y motivación rebasan en la adquisición de una nueva lengua a aquellos con aptitud.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado