Educación para el siglo XXI. El desafío latinoamericano

Educación para el siglo XXI. El desafío latinoamericano

 

Mario Waissbluth

Fondo de Cultura Económica, México, 2018

 

Esta obra analiza el estado en el que se encuentra la educación en Latinoamérica. Su autor, Mario Waissbluth, fundador de Educación 2020, presenta este texto como una arenga cuyo fin es provocar debates y discusiones que resulten en la cooperación, no sólo entre los gobiernos sino entre las sociedades civiles latinoamericanas, para mejorar la formación de los estudiantes.

El texto se inaugura con un análisis sobre las condiciones actuales de la sociedad latinoamericana y hace énfasis en el hecho de éstas son inadecuadas para el desarrollo de la educación. En primer lugar, afirma que la pobreza y la explotación imposibilitan la equidad educativa. En segundo lugar, sostiene que la violencia se presenta como un gran detractor; por ejemplo, en El Salvador, los padres no matriculan a sus hijos en la escuela por miedo a que sean reclutados por la Mara Salvatrucha.

Posteriormente, el autor se aboca a definir qué es la “calidad educativa” y cuáles son las habilidades educativas necesarias para el siglo XXI. A diferencia de lo que se piensa, la excelencia no se encuentra en la estandarización y la masificación de los conocimientos, sino en el reconocimiento de las destrezas de cada alumno, en aras de perfeccionarlas. Por otro lado, en nuestros tiempos, es imperiosa la necesidad de cultivar aptitudes que vayan más allá de lo memorístico. En ese sentido, el autor nos ofrece toda una taxonomía de competencias necesarias para el buen desarrollo del alumnado, la cual contiene tanto aptitudes intra e interpersonales como pericias laborales.

Pero además de las nuevas habilidades y de la calidad educativa, ¿cómo atacar los factores sociales que minan la educación? Waissbluth nos ofrece siete propuestas que atacan directamente las causas más comunes de deserción escolar, entre las cuales se encuentran: el consumo de alcohol y drogas, la violencia intrafamiliar, la delincuencia juvenil, etcétera.

A continuación, el autor da alternativas para mejorar la educación prescolar y la escolar. Resalta que la primera tiene gran influencia en la ulterior formación de los individuos, por lo que es apremiante su universalización. De igual manera, ofrece ocho recomendaciones —cuatro a corto plazo y las restantes a largo plazo— para optimizar la calidad de la enseñanza a nivel básico.

Por último, hace un análisis económico acerca de cómo los países latinoamericanos invierten sus recursos en educación. ¿Es suficiente el dinero que se destina?, ¿es adecuada la manera en que se utilizan los recursos o se están malgastando?, ¿cuáles son los aspectos que hay que priorizar en la inversión educativa? Al final de la obra, éstas y muchas otras preguntas encuentran respuesta.

Este libro, más que un profundo análisis académico, es un ensayo estructurado con base en la experiencia que Waissbluth ha tenido en toda su carrera, en particular como fundador de la organización Educación 2020. De allí que el texto esté libre de tecnicismos y se despliegue con una prosa amable, sin por ello dejar de lado la rigurosidad lógica.

 

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado