En busca de la calidad académica

En busca de la calidad académica

 

Catherine Paradeise y Jean-Claude Thoening

Fondo de Cultura Económica, México, 2017

 

 

La presente obra es un estudio basado en observaciones de campo durante cuatro años en seis países distintos (Francia, Italia, España, Suiza, China y Estados Unidos) y en 17 universidades diferentes. Se requirieron más de 700 entrevistas con miembros del cuerpo docente, estudiantes de posgrado y administradores, por lo que estamos ante un gran esfuerzo por definir aquello a lo que llamamos calidad académica y por saber cómo se construye.

El libro está dividido en ocho capítulos que, a su vez, constituyen tres partes. La primera está enfocada en analizar el contexto global de la educación terciaria y las expectativas en torno de ella. Con base en lo anterior, los autores identifican dos clases de calidad: reputación y excelencia. El primero es un criterio cualitativo y social, mientras que el segundo se mide cuantitativamente a partir de las evaluaciones que hacen los organismos calificadores. Este último es especialmente importante porque en ocasiones las evaluaciones repercuten en la asignación de recursos económicos.

En la segunda parte, a partir de estos dos criterios, se establecen cuatro perfiles de universidades: misioneras, aquellas que no presentan ni reputación ni excelencia; venerables, las cuales tienen reputación pero no excelencia; aspirantes, las que gozan de excelencia pero no de reputación, y excelsas, las únicas que poseen ambas cualidades.

Luego de establecer esta taxonomía, los autores notan que estos criterios responden directamente a la estructura organizacional de los colegios. Es decir que el rendimiento académico está en función del arreglo laboral y de los valores y normas sociales de las instituciones de enseñanza superior.

Pero no sólo es el ordenamiento laboral; en realidad, el éxito también depende de que la investigación sea innovadora y disruptiva, pues lo que hace exitosa a una escuela no es el desarrollo de un paradigma ajeno sino el establecimiento de modelos propios.

Por último, se afirma que las mejores facultades conforman un club de élite, al cual no es fácil acceder. La recomendación es que las academias que aspiran a la excelencia cambien sus estructuras de trabajo y propicien la investigación original.

Nos encontramos ante un riguroso estudio que delinea la dimensión social de la calidad académica. Aunque en un primer momento pueda parecer que es un texto árido, si se le da oportunidad, similar a quien pone atención a las arenas de un desierto, el lector encontrará un hábitat fértil y lleno de vida.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado