Reformas y Políticas Educativas, (núm. 3)

Reformas y Políticas Educativas, (núm. 3)

 

Miguel Rojas Limón (director)

Fondo de Cultura Económica, México, 2017

 

En una edición anterior de El Mundo de la Educación tuve la oportunidad de reseñar la primera y la segunda entregas de la revista Reformas y Políticas Educativas, dirigida por Miguel Rojas Limón, ex secretario de Educación. Esta vez hablaré de la tercera entrega.

El tema de este volumen es la influencia que ejercen las evaluaciones educativas en la generación de las políticas públicas. La primera sección aborda las pruebas pedagógicas en relación con la participación ciudadana. Es importante que el ciudadano se involucre en las evaluaciones, puesto que de esta forma las pruebas fungirían como un método de vigilancia de la ciudadanía hacia el gobierno en turno. Lamentablemente, en la actualidad estos dos actores están escindidos, pues existen pocos dispositivos institucionales que hagan saber a los mexicanos los resultados de las evaluaciones. Este artículo subraya la importancia de que los padres y, en general, el ciudadano, estén al pendiente de los resultados de las pruebas.

La siguiente sección trata, a través de un caso práctico, de la necesidad de hacer un uso responsable de las conclusiones sacadas de las evaluaciones, pues “muchos de esos usos carecen de fundamentos sólidos”. Y es que, al tener pruebas estandarizadas, parece que adoptar los modelos educativos de los países más sobresalientes es la solución; sin embargo, extrapolar un sistema, así nada más, generalmente tendrá consecuencias contraproducentes. Siempre hay que tener en cuenta las dimensiones sociales, económicas y culturales particulares de cada región para que, junto con las conclusiones de las evaluaciones, se pueda mejorar la educación.

En el tercer artículo, Francisco Miranda, titular de la Unidad de Normatividad y Política Educativa del INEE, hace un análisis sobre la utilización de los resultados que arroja este instituto para la construcción de políticas educativas en México.

El cuarto capítulo es un escrito a cargo de Alicia Azuma Hiruma, investigadora de El Colegio de México. En él, documenta cómo en la década de 1990 hubo un crecimiento de los sistemas de evaluación, lo que devino en una exacerbación en torno de la importancia de las pruebas, transformándolas en fines en sí mismos y dejando de lado el aprendizaje de los alumnos. Para revertir este proceso, Azuma recalca la importancia de concebir la dinámica educativa como una tríada: enseñanza-aprendizaje-evaluación. Subraya la relevancia de que este último componente no es una prueba estándar, por medio de la cual se valora la memoria de conocimientos específicos, sino que es formativo, constituido por actividades particulares que se enfocan en la habilidad de aprender a aprender.

Por último, José Puga, Pascual Ogarrio y Juan-Ismael Martínez-Méndez, estudiantes de doctorado en políticas públicas del CIDE, hicieron un modelo matemático que reconoce cuáles son los principales factores asociados a la obtención de un resultado satisfactorio en el examen de ingreso al Servicio Profesional Docente. Sorpresivamente, los tres elementos que tienen mayor injerencia son: el promedio obtenido en la licenciatura, la experiencia y la institución de procedencia.

El tercer número de esta revista sigue teniendo el rigor que caracteriza a los otros dos y, a diferencia del segundo, y en concordancia con el primero, logra cohesionar todo su contenido en un solo tema.

 

Patricio Ávila

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado