Por qué son importantes las ciencias sociales y humanas

Por qué son importantes las ciencias sociales y humanas

 

La sociedad parece considerar que cada vez tiene menos sentido que los estudiantes inviertan tiempo en las ciencias sociales y humanas. En este escenario, ¿cómo se les puede volver a dotar de sentido dentro del currículo escolar? El autor lo explica en este artículo.

  

La competencia por el espacio en el currículo es feroz. Todas las materias son imprescindibles y a todas les falta tiempo. Y en el pulso por ese consenso social que es el currículo las ciencias sociales y humanas van perdiendo empuje. La sociedad parece considerar que tiene cada vez menos sentido que los estudiantes inviertan tiempo en ellas. El sentido, el valor percibido, ésa es la cuestión. El problema no es el valor en sí de esas disciplinas, algo indudable, sino si, como suelen ser concebidas en el entorno escolar, están aportando algo realmente valioso a nuestros estudiantes y cómo hacer para que se perciba ese valor.

La cuestión sobre el valor aportado —desde el punto de vista del estudiante y su desarrollo— es, de hecho, el problema central del currículo en cualquier materia y nivel, y deberíamos ser implacables en exigir buenas respuestas. En este punto no deberíamos dar nada por hecho; tampoco el valor de la tradición. Sabemos que la geografía, la historia, la literatura, la filosofía o la historia del arte son esenciales en la formación de cualquier persona. Le permiten tomar conciencia de su situación en el mundo (conciencia histórica, geográfica, social, ideológica, crítica, emocional…) y, a través de ella, descubrir su propia agencia, percibir que no es espectador, sino actor en un mundo que le pertenece. Aprender a vivir con los ojos abiertos, nada menos. Pero necesitamos también revisarlas a profundidad y alejarlas definitivamente de esa suerte de enciclopedia en que tantas veces se han convertido. Devolverlas a la vida, hacer pensar a nuestros estudiantes sobre su mundo; pensar histórica, geográfica, literaria, filosóficamente… Y, para ello, no es necesario saberse la enciclopedia. El único contenido imprescindible es pensar; interrogar y admirar el mundo con nuestros estudiantes. Quizás entonces descubriríamos que, de verdad, son imprescindibles.

 


 

* Profesor en la Universidad de Zaragoza, especialista en innovación docente universitaria y sistemas de gestión de la calidad en educación superior. Artículo publicado originalmente como “La importancia de las ciencias sociales y humanas” en Cuadernos de Pedagogía, núm. 476, marzo de 2017.

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado