¿Qué ocurre en las aulas donde los niños y las niñas no aprenden?

¿Qué ocurre en las aulas donde los niños y las niñas no aprenden?

 

La investigación internacional ha aportado mucha información sobre los elementos que caracterizan a las aulas donde los estudiantes aprenden; sin embargo, hay muy poca literatura sobre qué acontece en las aulas donde los estudiantes obtienen un desempeño mucho más bajo de lo previsto. Los autores nos ofrecen este estudio sobre aulas ineficaces en Iberoamérica.

 

 

En la investigación aquí reportada se realizó un estudio a profundidad de ocho casos —ocho escuelas ubicadas en Colombia, Chile, Cuba, Ecuador, España, Panamá, Perú y Venezuela— que busca comprender la dinámica de las aulas de primaria en las que sus estudiantes no logran aprender como sería esperable teniendo en cuenta su contexto sociocultural. En este trabajo se ha definido como una escuela “especialmente ineficaz” aquella en la que los estudiantes obtuvieron resultados por debajo de lo esperable en una serie de variables como el rendimiento en lengua y matemáticas, autoconcepto, satisfacción con la escuela, convivencia y comportamiento social. Se tuvo en cuenta su rendimiento previo, el nivel socioeconómico y el nivel cultural de las familias, el hábitat, así como la lengua materna y su origen (inmigrante o nativo). La selección de estos países estuvo definida por el Convenio Andrés Bello.

La diversidad étnica, cultural, económica y social de los países participantes en el estudio ofrece una panorámica representativa del conjunto de Iberoamérica. La selección de casos partió de un estudio anterior en el que se analizaron 254 aulas de 90 escuelas (10 en cada país, excepto en Perú, en el que se estudiaron 20), elegidas por su rendimiento especialmente bajo en pruebas nacionales de evaluación o de acuerdo con la opinión de los inspectores/supervisores.

Ayudó un equipo de investigadores de cada país, correspondiente a cada una de las escuelas seleccionadas, que estuvo una semana en cada escuela y en cada aula obteniendo información a través de las siguientes técnicas: observación directa de las clases, grupos focales con padres y estudiantes, y entrevistas focalizadas a directores y docentes. Toda la información recogida se ordenó y se clasificó de manera precisa e inequívoca. Se analizó de manera individualizada cada caso, pero a la vez surgieron pautas análogas en estas aulas calificadas previamente como ineficaces.

Esencialmente, de acuerdo con nuestros resultados, las aulas que no consiguen que sus alumnos aprendan como sería previsible teniendo en cuenta su contexto, se caracterizan por lo siguiente:

  1. Las estrategias didácticas utilizadas son rutinarias y monótonas y se centran en la reproducción de contenidos. El papel del docente se limita a la distribución de tareas, de carácter individual y con escasa participación de los estudiantes. Las clases son prioritariamente expositivas. La interacción con el estudiante consiste en proporcionar la respuesta correcta de las tareas realizadas de manera colectiva.
  2. La mala gestión del tiempo de clase es habitual, tanto por la impuntualidad como por la falta de estructura de la clase. De esta manera, se pierde el tiempo en cuestiones irrelevantes para el aprendizaje, como el mantenimiento de la disciplina, la organización de la tarea, los recordatorios y una gran variedad de acciones no relacionadas con las metas de la clase.
  3. La atención a la diversidad de los estudiantes es discriminatoria. Es decir, aquellos con mayores dificultades para aprender trabajan aislados y segregados y reciben menores atenciones. Su ubicación en el aula es alejada del profesor. Sus trabajos son más simples y aburridos. Los docentes muestran falta de habilidades para resolver con éxito la heterogeneidad y para ajustar las actividades a los diferentes niveles de aprendizaje.
  4. La evaluación no supone un proceso formativo. No se utiliza la evaluación para mejorar la comprensión de la tarea por los estudiantes. Ésta se utiliza para destacar errores y no sirve para el progreso de los estudiantes. Tampoco es un referente para la reflexión del propio profesor sobre su desempeño docente, por una ausencia de la autocrítica y la reflexión necesarias para asumir sus debilidades profesionales y así buscar formación.
  5. El clima de las aulas es desordenado y a veces tenso. Ni estudiantes ni profesores parecen seguir las normas de comportamiento habituales. La clase es unidireccional. Los estudiantes rara vez participan en trabajos en grupo. En estas aulas la actitud de los alumnos es poco motivada. Los castigos están presentes, pero son inconsistentes. Los estudiantes muestran una baja autoestima por su ausencia de éxitos y por estar carentes de afecto.
  6. Las aulas están descuidadas. Por lo general son salas pequeñas, poco acogedoras y con escasa decoración en sus paredes. Incluso hay negligencia en la limpieza. No es frecuente el uso de materiales educativos en el aula.

 

El siguiente cuadro muestra los elementos que caracterizan a las aulas donde los estudiantes no aprenden:

 

Factores de ineficacia del aula

Clima

  • Tenso, violencia.
  • Disciplina basada en el castigo.
  • Escasa participación en interacción.

Tarea

  • Rutinaria, repetitiva.
  • Escaso interés.
  • Trabajo individual, no colaborativo.

Diversidad

  • Segregación.
  • Tareas no adaptadas, rutinarias.

Evaluación

  • No formativa.
  • Corrección de tareas.
  • Ausencia de autocrítica y autoevaluación.

Expectativas

  • Bajas por parte del profesor, la familia y los estudiantes.

Estudiantes

  • Desmotivados, pasivos y agresivos.

Aula

  • Descuidada, poco ornamentada, sucia.

Docentes

  • Faltos de formación y motivación.

 

Fuente: elaboración propia.

 

Para saber más

  • Murillo, Javier (2005), La investigación sobre eficacia escolar, Barcelona, Octaedro.
  • ——— (coord.) (2007a), Investigación iberoamericana sobre eficacia escolar, Bogotá, Convenio Andrés Bello.
  • ——— (2007b), “School Effectiveness Research in Latin America”, en Tony Townsend (ed.), International Handbook of School Effectiveness and Improvement, Nueva York, Springer, pp. 75-92.
  • ——— (2009), “Las redes de aprendizaje como estrategia de mejora y cambio educativo”, Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, vol. 7, núm. 3, pp. 3-6.
  • Murillo, Javier y Cynthia Martínez-Garrido (2012), “Las condiciones ambientales en las aulas de primaria en Iberoamérica y su relación con el desempeño académico”, Education Policy Analysis Archives, vol. 20, núm. 18, pp. 1-23.
  • Murillo, Javier y Cynthia Martínez-Garrido (2013), “Incidencia de las tareas para casa en el rendimiento académico. Un estudio con estudiantes iberoamericanos de educación primaria”, Revista de Psicodidáctica, vol. 18, núm. 1, pp. 157-171.
  • Murillo, Javier, Cynthia Martínez-Garrido y Reyes Hernández-Castilla (2011), “Decálogo para una enseñanza eficaz”, Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, vol. 9, núm. 1, pp. 6-27.

 


 

* F. Javier Murillo es doctor en ciencias de la educación, profesor titular y director de la Cátedra UNESCO en Educación para la Justicia Social de la Universidad Autónoma de Madrid (España). Reyes Hernández-Castilla es doctora en ciencias de la educación y profesora titular de la Universidad Autónoma de Madrid (España). Cynthia Martínez-Garrido es doctora en ciencias de la educación y profesora de la Universidad Autónoma de Madrid (España). Esta investigación fue publicada originalmente en Perfiles Educativos, vol. XXXVIII, núm. 151, IISUE-UNAM, 2016, p. 67.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición del bimestre

El Mundo del Abogado

¡Edición de Julio-Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones